Esa noche, la repetiría mil veces, no me arrepiento de lo que hice, ni de lo que me hiciste sentir. 

Sólo la luna fue testigo de aquel instante, de la forma en la que nos mirábamos, de la manera en que me acariciabas. 

Cada parte de mi cuerpo pedía más, parecía que el tiempo se había parado, que sólo estábamos tu y yo, cuerpo a cuerpo, luchando por ver quien hacía sentir mejor al otro. 

Respirabamos agitados, la ropa Apretaba, la intensidad aumentaba, aquel coche se nos quedaba pequeño. 

Yo te pedía mas, y tú me nombradas a cada instante, después de cada beso, tras cada caricia. 

Pero el tiempo corría, en ningún momento se paró y llegó el momento de decir adiós. 

Lo que yo no sabía es que ese adios, no era un hasta mañana. 

Advertisements

2 thoughts on “La luna

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s